28 enero, 2023
ACT inspecciona una explotación agrícola en Beja con 68 trabajadores

ACT inspecciona una explotación agrícola en Beja con 68 trabajadores

ACT inspecciona una explotación agrícola en Beja con 68 trabajadores

La Autoridad para las Condiciones de Trabajo (ACT) llevó a cabo una operación el miércoles en una granja de Beja, e inspeccionó a 68 trabajadores de 10 nacionalidades, declaró una fuente a la agencia de noticias Lusa.

“Actuamos en ese lugar porque sabíamos que allí trabajaban empresas que están bajo nuestra referencia”, añadió.

La inspectora general del ACT, Maria Fernanda Campos, declaró esta mañana a Lusa que esta operación “rutinaria” comenzó a las 7 de la mañana, en una finca de “miles de hectáreas”, y en ella participaron cinco equipos de inspectores del ACT, apoyados por soldados de la GNR.

“La operación tiene por objeto prevenir el tráfico de mano de obra, la explotación laboral y el trabajo ilegal”, declaró.

Maria Fernanda Campos dijo también que los trabajadores estaban realizando trabajos de poda, alineación y replantación de olivares en la finca.

Una fuente de la ACT ha explicado esta tarde a Lusa que la operación se ha llevado a cabo en la explotación porque hay “indicios de prácticas que no son correctas”.

En esta operación ACT se inspeccionó a 68 trabajadores, de 10 nacionalidades, y también intervinieron siete empresas proveedoras de servicios, entre ellas una perteneciente a la propia explotación agrícola.

“En este momento sería incorrecto ir más allá sin tener las pruebas. Evidentemente, todos los hechos ilícitos que se detecten o se prueben, se archivarán los expedientes respectivos y, si se trata de trabajadores que no han sido declarados, los regularizaremos automáticamente”, añadió.

El 23 de noviembre, la Policía Judicial (PJ) llevó a cabo una operación a gran escala en el distrito de Beja y detuvo a 35 personas pertenecientes a una red criminal que contrataba trabajadores extranjeros para la agricultura en el Bajo Alentejo.

La red estaba formada por extranjeros, concretamente familias rumanas, y algunos portugueses que les apoyaban.

Esta investigación del PJ comenzó hace aproximadamente un año y se centró en la captación de trabajadores extranjeros por parte de esta red delictiva con la promesa de empleo y vivienda.